Desde los archivos: Jordania en paramotor

En la primavera de 2018, el piloto del equipo de paramotor GIN, Dan Burton, descubrió algunas de las posibilidades de Jordania como destino cultural y de aventuras. Con la posibilidad de volver a Jordania en el horizonte, ahora parece un buen momento para volver a echar un ojo a la historia original.

“El otoño pasado me invitaron a visitar Jordania en un viaje de prensa para bucear en algunas de las profundas ruinas de Aqaba en las aguas cristalinas del Mar Rojo.

Pasé 3 días buceando en restos de naufragio, luego me llevaron al desierto de Wadu Rum, a solo 2 horas en coche desde el mar. Tuve la oportunidad de volar en un globo sobre las montañas de arenisca y después de este vuelo impresionante, pude ver el potencial de visitar este increíble sitio para volar en paramotor. Pasé los siguientes 7 días visitando otros sitios, incluidos Petra y el Mar Muerto, y comencé a pensar en lo que se podría hacer si pudiera obtener permiso para volar en estos sitios especiales.

Al regresar al Reino Unido comencé a darle vueltas y pedí permiso para volar un paramotor en Jordania. Después de numerosos correos electrónicos y llamadas telefónicas, finalmente se me concedió un permiso especial para visitar algunos de los sitios protegidos.

Decidí traer un equipo de experimentados pilotos del equipo Gin para que me acompañaran. Con más permisos y papeleo, finalmente lo aclaramos todo.

Nuestra primera escala fue Aqaba, para bucear en el increíble Mar Rojo. Algunos de los pilotos nunca habían buceado, así que organicé instructores para que los guiaran, dándoles a todos la oportunidad de explorar el Hércules C-130 hundido recientemente. Al día siguiente nos sumergimos en el naufragio Cedar Pride, un gran barco de jaula que se encuentra entre 6-24 m de profundidad. Los novatos tuvieron la oportunidad de explorar la parte superior de la superestructura, mientras observaban al resto del equipo de buceo explorar la parte inferior del casco en las profundidades.

Después de unos días fantásticos en la costa, nos dirigimos tierra adentro hacia el desierto donde pasamos 2 noches durmiendo bajo las estrellas en una tienda beduina. Los lugareños prepararon un banquete de comida tradicional con su especialidad de testículos de oveja. No era algo con lo que contábamos, ¡pero todos los muchachos se lo comieron porque teníamos mucha hambre!

Para obtener las mejores condiciones de vuelo, el olor a café beduino negro oscuro nos despertó a las 4 de la mañana.

Como los sitios de vuelo estaban a 5000 pies ASL, todos tuvimos que jugar con nuestra carburación y enriquecer los motores, de lo contrario ninguno de nosotros habría despegado del suelo y probablemente habríamos destruido algunos pistones.

Cuando salió el sol, el viento comenzó a levantarse, así que Bjorn y Stefan, Franck despegaron primero, seguido de Bobby y yo.

Bobby abrió el camino a través de los desfiladeros rocosos y alrededor de pilares rocosos imponentes. El sol apareció lentamente y las montañas cambiaron de color de un rojo oscuro a un naranja. Serpenteamos a través de las formaciones rocosas pasando de cálidas a frías mientras el desierto comenzaba a calentarse lentamente.

Toda la experiencia fue impresionante, mientras el equipo volaba en formación entre el increíble paisaje rocoso. Algunos miembros del equipo aterrizaron, mientras el viento se levantaba, y las térmicas comenzaron a hacer su trabajo, haciéndolo bastante desagradable por momentos.

Permanecí en el aire con Stefan, me dirigí hacia un enorme valle y me escondí a sotavento de una montaña donde no había viento en absoluto y me aventuré a un municipio beduino local en el horizonte donde los niños corrieron a saludarnos mientras volamos sobre ellos.

Pasamos los siguientes 2 días explorando diferentes sitios en el desierto donde finalmente nos llevaron al Cañón de Laurence de Arabia. No hay pruebas reales de que haya visitado este sitio, pero valió la pena el vuelo. El equipo se instaló justo antes del atardecer justo en las afueras del cañón y luego pasó las últimas horas sobrevolando las dunas de arena y volando el cañón. Para terminar la velada, varios de nosotros seguimos los trenes de camellos locales hacia los desiertos mientras se ponía el sol.

La parte más desafiante del viaje fue Petra. La antigua ciudad se encuentra entre una enorme cadena de montañas escarpadas. Nos dijeron que era casi imposible volar allí debido a los fuertes vientos. Después de un viaje de 4 horas desde Wadi Rum, nos golpearon fuertes vientos al llegar. El pronóstico del tiempo no era muy prometedor, pero nuestro programa planeaba 3 días de vuelo con un día de reserva por mal tiempo, por lo que teníamos cierto margen de maniobra.

Esa noche salimos a buscar lugares adecuados para el despegue. La mayor parte del área está en montañas escarpadas. Después de una hora de exploración, finalmente encontramos un camino de acceso claro y adecuado a la ciudad antigua, que parecía ideal para una pista de aterrizaje. Nos dirigimos de regreso al hotel para una sesión informativa final sobre el vuelo, luego regresamos a nuestras habitaciones para pasar otra noche temprano.

El equipo se levantó de la cama a las 4 am, luego se dirigió al lugar de despegue y se preparó.

No había absolutamente nada de viento, por lo que mi despegue fue un maratón largo e interminable para despegar. Una vez en el aire, seguí el antiguo camino hacia la ciudad donde me emparejé con Stefan. No había ningún turista a las 5.30 am, así que pudimos volar cerca del Gran Templo y la icónica tumba real. Fue una sensación bastante extraña poder volar por una ciudad tan famosa. Podía imaginarme volando esta ciudad en el siglo V a.C. y me preguntaba qué harían los lugareños

I could see Bjorn flying the Gin Carve 22m well below me, so I put in a few tight spirals, dropped down and followed him as he swooped down the ancient road. As we passed the Urn Tomb, the canyon narrowed down to a small crack in the rock leading to the world famous Treasury where Indiana Jones visited. We made a sharp right turn then flew over the ancient anti theatre that used to accommodate up to 4000 spectators.

There was one other place I wanted to visit which was not in the main city. The Monastery is well worth checking out but involves a long and arduous climb up 900 steps or 2 hrs hike through a hot rock canyon. This time I could fly and the journey took just 15 mins. The journey does involve flying up a nerve-racking rocky gorge, Not a place you would want an engine out as there is nowhere to land! It it well worth a visit, especially at sunset, as the whole of the rock face and the Monastery glows in the evening sunlight.

Our final leg of the journey was to head north to the Dead Sea. On route, we flew a few sites including the Crusader Shobak Castle and the sand dunes just 1 hrs from the Dead Sea. Both well worth visiting and worth asking for if you intend to fly Jordan in the Future.

The finale of the adventure was the Dead Sea, the lowest place on earth. Our take off-site was at -1000ft ASL at a local airfield run by the Royal Jordanian Aero Club.

We have travel 6000ft in vertical height, so again we had to make opposite adjustment to our carbs, as our engines were all running roughly. The wind conditions were strong, so with a quick wing inflation and a reverse launch we all made vertical take off.

We left the airfield and made a left turn as soon as we flew over the water. Our local guide made a point about only turning left, as if we turned right we would have going over the Israel border within a few hundred metres!

This was out last flight, so to make a show of it, we all flew in formation along the salt incrusted shoreline. We made a low pass along the beaches and waved at the floating visitors bathing in the salty sea. Our support by now were at the hotel waiting on the beach the cocktails.

After a few flybys for a photo call, the team swooped down and landed on the beach as the sun set. What an amazing way to end an epic lifetime adventure.”

Jordan as a flying destination is relatively unexplored site for paramotoring making it a hot new destination to visit. With its amazing culture, it is also a perfect place to bring your non-flying friends and family. For more information on tours visit https://www.paramotoradventures.co.uk

See all latest Press and news releases
Explorar
Newsletter

© 2020 Gin Gliders