Información de seguridad acerca del speedriding

Speedriding es un deporte de vuelo de invierno que mezcla dos elementos mágicos para deslizarse: la nieve y el aire, todo esto dentro de un ambiente emocionante como lo son las montañas. Unir el vuelo de un ala con el giro de sus esquís añade una nueva dimensión al descenso desde una montaña.

El speedriding es una nueva forma de expresar su libertad, y es una experiencia emocionante que debe practicarse con cuidado y escoger con cautela un ambiente para hacerlo.

Para practicar speedriding debe tener un buen nivel de esquí.

Debe aprender en escuelas de parapente que enseñen speedriding. En estas escuelas, obtendrá el conocimiento esencial y aprenderá más rápido en un ambiente divertido, controlado, menos estresante y más seguro.

Hacer speedriding en pistas de esquí está prohibido, así que si su zona de esquí no ha designado aún una zona para practicar speedriding, recomendamos que contacte el centro de seguridad para que le autorice a utilizar un área fuera las pistas para practicar. Ya que podría ser pionero en su zona, asegúrese de ser responsable cuando se inicie en el speedflying.

Las alas para speedgliding se despegan a pie y están diseñadas para pilotos muy experimentados y responsables con suficiente conocimiento para adaptarse a la conducción dinámica de estas alas. La carga alar mayor aumenta la velocidad y sensibilidad de la conducción. Los ángulos de planeo son mucho menores que los de un parapente moderno y el patrón de aterrizaje y el mismo aterrizaje son bastante diferentes.

Todos los pilotos de speedriding responsables deberían tener un equipo completo para esquiar fuera de pista y avalancha que incluya un sistema de recuperación Recco, transmisor de avalanchas Arva, pala, sonda, etc.

Es muy importante revisar las previsiones meteorológicas y las condiciones de la nieve. Acepte los consejos de los expertos en el centro de esquí o de los guías de montaña. Siempre practique con extrema seguridad para que se divierta y disfrute mucho más.